San Luis Río Colorado, Sonora (Julio 27 de 2020).- La baja presión de agua potable que se ha presentado en varias partes de la ciudad son producto de los apagones de energía eléctrica, lo que también ha dejado con daños a varias bombas de abastecimiento.

Esta situación también provoca la turbiedad de agua en las líneas de distribución del vital líquido, lo que ocasiona molestias entre la población.

El director general del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas), comentó que es todo un operativo el que se monta cada vez que ocurre un apagón y los motores dejan de trabajar.

Carlos Sánchez Santacruz dijo que no sólo es subir una palanquita y activar otra vez el suministro eléctrico para que arranque el motor, sino que es todo un proceso que dura varias horas.

“Cada pozo está equipado con un sistema computarizado para evitar que las altas y bajas de energía quemen el motor, es por ello que con el apagón se protege el sistema y no se da el arranque inmediato, tiene que ir un técnico y reprogramarlo, lo que lleva de 20 a 40 minutos, luego que se enciende hay que estar alertas para llevar a cabo un desfogue de agua para tirar el líquido turbio, después iniciar el proceso de presurización, y finalmente se estabiliza el sector, es por ello que luego del apagón, todo se normaliza en un lapso de al menos dos horas”, explicó Carlos Sánchez Santacruz.   

Agregó que en caso de que se queme el motor tienen que proceder a la reparación del mismo, entonces tarda mucho más en que el suministro y presión del líquido se normalice en el sector.

Finalmente, comentó que el alcalde Santos González Yescas está muy al pendiente de que todo en Oomapas funcione con normalidad, dando un servicio de excelencia a los usuarios, sin cortes de suministro en esta crisis de salud y económica, pero de manera corresponsable.